Tengo una compañera de piso ninfómana

Compartir piso con una ninfómana tiene sus cosas buenas y malas

Mi compañera de piso es ninfómana y se aprovecha de ello para vivir como una reina. Cuando entró a vivir aluciné con su belleza, pero pronto descubrí que es una guarra en todos los sentidos. La primera semana con dos copas de vino me confesó que es adicta al sexo. Por eso me seduce cuando le toca limpiar para escaquearse. Es una mexicana no muy alta, de pelo oscuro y un cuerpo pequeño con un culo y unas tetas bien tersos. Harto de la situación, compré una gafas con cámara para grabarla en acción y demostrarlo. El resultado es este vídeo casero donde se puede ver cómo mi compañera de piso se me insinúa cuando voy a recriminar su limpieza. Sin darme cuenta empieza a hacerme una larga mamada, ensaliva mi polla y juega con los hilillos que se forman. Luego dejo que cabalgue un rato sobre mi para sentirse lo zorra que sabe que es. Lo que más le gusta es sentir el semen dentro de ella, por eso siempre termino corriéndome dentro del coño mi amiga. Sabiendo, que el mes siguiente pasará lo mismo, a este paso acabaré pagándole hasta el alquiler.

, , , , , , ,